Guatemala reacciona ante el “barco del aborto”

Por Astrid Ríos de Marroquín[1].

El 22 de Febrero de 2017, Guatemala fue el blanco de la acción de la organización holandesa Women on Waves. Esta organización, fundada en 1999 por Rebecca Comperts, tiene el objetivo de proveer abortos y adoctrinar mujeres para que aborten cuando tengan un embarazo no deseado. Su modus operandi es posicionar un barco en aguas internacionales, frente a países en donde el aborto es penalizado[2] y trasladar a mujeres que deseen abortar hasta allí. De ese modo, las leyes nacionales no aplican al barco, sino que aplica la ley de la nacionalidad del barco. La nacionalidad del navío que arribó a aguas internacionales frente a Guatemala es austriaca, y en Austria, el aborto está permitido.

El primer acto de promoción de Women on Waves fue publicar en su página web que estarían en territorio guatemalteco con el llamado barco del aborto y que estaría habilitada una línea telefónica para que las mujeres, sin importar si eran o no mayores de edad, pudieran programar la terminación de su embarazo. También ofrecieron una conferencia de prensa para que los medios conocieran y dieran a conocer el propósito de su llegada a Guatemala.

Ante esta situación algunos diputados del Congreso de Guatemala presentaron una moción privilegiada[3] con el fin de que el pleno del Congreso aprobara el punto resolutivo propuesto que solicitaba al Ejecutivo que por medio del Ministerio correspondiente, expulsara inmediatamente al barco de la organización Women on Waves en consideración de que dicho barco realizaba una instigación a la comisión del delito de aborto. Sin embargo, por falta de quórum el Congreso de la República no pudo aprobar el punto resolutivo propuesto y esta acción no tuvo efectos legales.

Por su parte el Presidente de la República con el fin de proteger la soberanía nacional y la vida por nacer; como Comandante General del Ejército ordenó a la Marina del Ejército de Guatemala custodiar la embarcación con el fin de evitar que realizara actos ilegales en territorio guatemalteco. La orden presidencial también impedía que mujeres guatemaltecas pudieran salir del territorio e ingresar en la embarcación abortista con el único fin de proteger la vida desde la concepción. De esta forma, el Estado de Guatemala logró evitar que la organización Women on Waves llevara a cabo su misión en el “barco del aborto”.

Women on Waves no permació pasivo ante la frustración de su objetivo. Por ello, interpuso recursos en los Tribunales guatemaltecos con el fin de que se les diera protección y que se respetara la promoción e información de lo que ellos llaman aborto seguro. En respeto a la legislación guatemalteca y el estado de derecho éstos no tuvieron éxito.

Luego de ello, la Dirección General de Migración conoció que el propósito de Women on Waves y su embarcación era realizar abortos en aguas internacionales y adoctrinar a las mujeres guatemaltecas acerca de cómo practicarse un aborto con fármacos. Considerando que la organización abortista declaró bajo juramento al momento de ingresar a Guatemala que los fines por los cuales deseaban ingresar al territorio eran única y exclusivamente turísticos, la expulsión inmediata del navío era legamente posible ya que la Ley de Migración guatemalteca y su Reglamento establece que la falsa declaración para obtener la tarjeta de turismo es motivo de expulsión.

A pesar de que se le notificó a la tripulación de la expulsión del territorio guatemalteco, no quisieron acatar la orden y decidieron seguir anclados. Cuatro días después, sin más alternativas y sin argumentos o recursos legales para interponer en contra de la orden de expulsión, el barco del aborto y su tripulación salieron de las aguas del Estado de Guatemala.

Si bien la expulsión del barco del aborto fue una victoria, la lucha en contra del ataque de Women on Waves a los guatemaltecos más indefensos no ha culminado ya que la línea telefónica habilitada para que las mujeres guatemaltecas se comuniquen con Women on Waves sigue atendiendo llamadas y refiriendo a las personas interesadas con organizaciones nacionales e internacionales que les faciliten los fármacos para abortar. Es decir, Women on Waves sigue en Guatemala cooperando con organizaciones nacionales y siendo cómplice de decenas de abortos clandestinos; incluso presumen en su página web que han referido a más de 60 mujeres guatemaltecas con otras organizaciones para que cometan el delito de aborto procurado[4].

Ante todo lo ocurrido, las autoridades guatemaltecas tienen la obligación de iniciar de oficio una investigación acerca de las irregularidades que han salido a luz en este contexto. Por ejemplo, investigar a las organizaciones guatemaltecas que estaban promocionando junto con Women on Waves los abortos en aguas internacionales y nacionales, quién está administrando la línea telefónica que habilitó Women on Waves[5]. Si bien no realizaron ningún aborto en aguas internacionales sí incitaron a las mujeres a cometer el delito de aborto procurado. Hasta el momento, el Ministerio Público no se ha manifestado ni ha hecho un comunicado oficial informando a la población el por qué de la demora en la investigación.

Gracias a los esfuerzos de las autoridades guatemaltecas y de muchos de sus ciudadanos podemos decir que se evitó que las mujeres guatemaltecas fueran sometidas a un procedimiento que les causaría daños irreversibles tanto físicos como psicológicos. Se pudo evitar no sólo que muchas vidas inocentes murieran sino también que las mujeres guatemaltecas fueran una más de las mujeres que día a día publican en la página de Women on Waves los desgarradores testimonios[6] que están impregnados de dolor, culpa, arrepentimiento, tristeza y depresión por haber accedido a realizarse el aborto. Son estos testimonios los que nos impulsan a seguir luchando en contra de la cultura de la muerte, son estas mujeres las que en carne propia experimentaron las consecuencias de la mentira del “aborto seguro” y el “derecho humano al aborto”.

Guatemala fue el primer país latinoamericano al que Women on Waves ha llevado el barco del aborto más no será el último. El 22 de Febrero de 2017 puede que haya sido el inicio de un ataque sistematizado en contra de los niños latinoamericanos que están por nacer pero estamos también convencidos que esa fecha quedará grabada en la historia como el inicio de una defensa sistematizada internacional del derecho a la vida desde la concepción. Unidos como latinoamericanos y siendo la voz de esos niños que hoy no pueden expresar su deseo de vivir, ganaremos la guerra en contra de la cultura de la muerte.

_____________________________________________________

[1] Licenciada en Ciencias Jurídicas y Sociales, Abogada y Notaria, Universidad Francisco Marroquin, Guatemala. ADF Arete Academy 2012, Blackstone Fellow 2014, vocera de la Asociación Familia Importa (AFI).

[2] En Guatemala, el aborto está penalizado en todos los casos salvo cuando el mismo haya sido “practicado por un médico, con el consentimiento de la mujer, previo diagnóstico favorable de por lo menos otro médico; si se realizó sin la intención de procurar directamente la muerte del producto de la concepción y con el solo fin de evitar un peligro, debidamente establecido, para la vida de la madre, después de agotados todos los medios científicos y técnicos”. (CODIGO PENAL DE GUATEMALA. ARTÍCULO 137.)

[3] En Guatemala se prevé que los Diputados puedan presentar una moción privilegiada. Esto consiste en una solicitud que realiza uno o varios legisladores de tal importancia que desplaza la agenda ordinaria y se vuelve la cuestión inmediata a discutir en el pleno.

[4]Cfr. Testimonio sobre resultado de la campaña en la página oficial de Women on Waves. Disponible en: https://www.womenonwaves.org/es/page/6686/abortion-ship-in-guatemala
Se recuerda que el Código Penal en su Art. 134 penaliza el aborto procurado. Aborto procurado. La mujer que causare su aborto o consintiere que otra persona se lo cause, será sancionada con prisión de uno a tres años. Si lo hiciere impulsada por motivos que, ligados íntimamente a su estado, le produzcan indudable alteración síquica, la sanción será de seis meses a dos años de prisión.”

[5] Diario Prensa Libre. Foto publicada con activistas a favor del aborto sosteniendo un cartel con el número de la línea telefónica. Disponible en: http://www.prensalibre.com/guatemala/comunitario/barco-de-abortos-se-fue-pero-la-polemica-sigue

[6] Testimonios de mujeres que han abortado ayudadas por Women on Waves. Disponibles en el siguiente link: https://www.womenonweb.org/es/page/488/

La Protección de la Vida en Guatemala

Click aquí para descargar PDF.